Héroe

Pi de Formentor

                                                                             Electus ut cedri

Mon cor estima un arbre! Més vell que l’olivera,
més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l’eterna primavera,
i lluita amb les ventades que atupen la ribera,
que cruixen lo terrer.

No guaita per ses fulles la flor enamorada;
no va la fontanella ses ombres a besar;
mes Déu ungí d’aroma sa testa consagrada
i li donà per terra l’esquerpa serralada,
per font la immensa mar.

Quan lluny, damunt les ones, renaix la llum divina,
no canta per ses branques l’aucell que encativam;
lo crit sublim escolta de l’àguila marina,
o del voltor que puja sent l’ala gegantina
remoure son fullam.

Del llim d’aquesta terra sa vida no sustenta;
revincla per les roques sa poderosa rel,
té pluges i rosades i vents i llum ardenta;
i, com un vell profeta, rep vida i s’alimenta
de les amors del cel.

Arbre sublim! Del geni n’és ell la viva imatge:
domina les muntanyes i aguaita l’infinit;
per ell la terra és dura, mes besa son ramatge
lo cel que l’enamora i té el llamp i l’oratge
per glòria i per delit.

Oh! sí: que quan a lloure bramulen les ventades
i sembla entre l’escuma que tombi lo penyal,
llavors ell riu i canta més fort que les onades,
i triomfador espolsa damunt les nuvolades
sa cabellera real.

Arbre, mon cor t’enveja. Sobre la terra impura,
com una prenda santa duré jo el teu record.
Lluitar constant i vèncer, reinar sobre l’altura
i alimentar-se i viure de cel i de llum pura…
Oh vida… noble sort!

Amunt, ànima forta! Traspassa la boirada
i arrela dins l’altura com l’arbre dels penyals.
Veuràs caure a tes plantes la mar del món irada,
i tes cançons valentes ’niran per la ventada                                                                                           com l’au dels temporals.
                                        1875, Miquel Costa i LLobera

El Pi de Formentor es un poema temprano del autor (tenía veintiún años), devenido en su obra más conocida. El propio Costa i Llobera realizó una traducción al castellano en una versión más tardía publicada en Líricas de 1899. La versión que aparentemente su autor dio como definitiva (existen hasta veintidós versiones) fue publicada en 1907 en una antología llamada Poesies. Creo que el arte que requiere el uso del lenguaje pierde la pureza del origen al ser traducido. La propia traducción del autor mallorquín pierde parte de la fuerza en la lengua castellana. Pondré únicamente la primera estrofa, como un ejemplo de esa pureza perdida:

Hay en mi tierra un árbol que el corazón venera;
de cedro es su ramaje, de césped su verdor,
anida entre sus hojas perenne primavera
y arrastra los turbiones que azotan la ribera,
añoso luchador. (1899)

Mientras que la versión definitiva de 1907, permanece en su primera estrofa indemne hasta su último verso:

Mon cor estima un arbre! Més vell que l’olivera, 
més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l’eterna primavera,
i lluita amb les tormentes que assalten la ribera,
com un gegant guerrer.

Si empezamos a quitar la exclamación romántica, la oda comienza coja. Porque en este espléndido poema, Costa i LLobera, da un repaso de aúpa. Poema panteísta, a pesar de las claras referencias bíblicas y los símiles proféticos y reyes hebreos (el autor recibió formación eclesiástica); rayando lo homérico, el pino se yergue como un héroe, que frente a tempestades y sequías, lucha siempre para vencer y cuyo sustento (fuerza) llega del cielo (lo divino), porque del limo de la tierra no toma vil sustento. 

Nuestro héroe, se muestra más fuerte frente a las adversidades, luchador infatigable, no queda otra que mirarlo de frente, y mostrar su máximo respeto en ese verso en que por primera vez, el poeta lo sienta a su lado: ¡Árbol, tu suerte envidio! El pino, deshumanizado ya por completo, héroe-Dios que verá estrellarse a sus pies las pequeñeces humanas, y su alma libre, revoloteará como los cantos por el mar.

El árbol, que no rinde cuentas a nadie, que busca de la vida una aventura constante y unos sueños permanentes. El pino, que subsiste de la limosna que ofrece la Tierra, y contempla desde su atalaya el engreído poder del tiempo.

Cómo no vamos a envidiar su suerte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Heterotopía genérica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s